Hace ya algunos años...

Tuve el honor de conocer a un gran hombre JOSE ANDRES LOZANO.

Yo era Enfermero, con todas las ideas y convicciones que me había aportado la medicina tradicional, con sus pros y con sus contras, pero en el fondo me sentía incompleto, podía hacer más.

Cuando por los años 90 conocí el mundo de la Naturopatía, grandes contradicciones inundaban mi mente y llevaban intranquilidad a mi alma; no estaba dispuesto a quedarme impasivo ante tantas incógnitas y me aferré a las "Enseñanzas" de mi maestro.

Durante las clases quería confrontar en todo momento los conocimientos de la única medicina que conocía contra las ideas, en un principio estrambóticas, que me aportaba José Andrés. Discusiones, a veces acaloradas, se sucedían día tras día. Mis compañeros no me entendían porque mis conocimientos de medicina eran vistos de una forma inadecuada, sin llegar a profundizar en ellos porque la Escuela Universitaria de Enfemería no estaba al alcance de todos..... no era mi problema pero sí era un problema, al menos para mí.

Siempre quería estar cerca de Jose, en la primera fila, porque no me quería perder nada y al mismo tiempo discutirlo casi todo, no por el afán de discutir sino por la necesidad de esclarecer todas las dudas que me surgían, que no eran pocas.

Con el paso del tiempo y los años

Fuí comprendiendo tanto su significado como su praxis. Lo tenía muy claro: "DIÁTESIS".

Ése vocablo llegó a ser tan cotidiano que me parecía imposible no encajar cualquier tipo de "enfermedad" en su terreno, con sus signos y sus síntomas.

Los había estudiado en la Diplomatura para conocer el desarrollo de las distintas patologías, pero ahora todo era distinto, aprendí a conocer el orígen real de un síntoma, cómo se formaban los procesos destructivos y qué elementos estaban involucrados en el desarrollo de las enfermedades.

Ésto me llevó a una conclusión: NO EXISTEN ENFERMEDADES SINO ENFERMOS

Los pacientes no son un número de cama en un hospital, no son una estadística, no eran un número de historia, eran PERSONAS únicas, indivisibles, sin porcentajes estadísticos ni numerología aleatoria, eran JUAN, DOLORES, ANTONIO, ARANTXA, JOSE LUIS... etc.

Nombres propios con una gran historia a sus espaldas que en muchas ocasiones se veían incapaces de soportar, que se derrumbaban al no sentirse queridos y que acudian al dulce o a los atracones de comida para compensar esa carencia: por fín descubrí porqué enfermamos.

Y mi vida cambió 180º...

Tanto en lo personal como en lo profesional.

NO TE RECONOZCO, me dicían algunos. Era capaz de ayudar a las personas haciéndoles ver el cuando y el cómo de sus problemas, sin despreciar a la medicina convencional e indicando sobre la necesidad de su apoyo para culminar un proceso de sanación, o al menos intentarlo. Conocía las dos caras de la moneda,  me sentía útil, había llenado gran parte de ese hueco que siempre había tenido, pero todavía quedaba algo más.

Desde que terminé mis estudios de C.O.U. tuve la sensación que mi mente me sugería dos caminos: La Medicina y la Docencia. Fué un dilema que ganó la Medicina pero con la consiguiente mirada de reojo. Pues incluso esa faceta que tenía casi descartada pudo hacerse realidad.

A finales del año 2002 gran parte de mis compañeros de curso de Naturopatía, con Jose Andrés a la cabeza, realizamos con F.E.N.A.C.O. el Curso de Capacitación Pedagógica para Materias Específicas de Naturopatía, diploma acreditativo expedido en Diciembre de 2002. Ya estaba todo consolidado, me sentía cualificado para las tres cosas: Enfermero, Naturópata y Profesor de Naturopatía.



Todo comenzó a rodar y hasta hoy.

Solo me queda informaros, a cuantos leais éstas líneas, que estoy a vuestra disposición en cualquiera de las tres facetas; que estaré encantado de informaros sobre los procesos que determinan los deterioros de vuestra salud para llegar a la sanación o como mínimo a tener mayor calidad de vida; que os podré instruir en el apasionado mundo de la Naturopatía y de aquellas materias en las que yo me desenvuelvo, para lo que teneis en esta web una serie de Cursos para especializaros en las disciplinas que se detallan.

Leerlo con detenimiento y cariño y si os proponeis a cambiar vuestra vida, como hice yó, no dudeis en poneros en contacto conmigo en el teléfono 649834058. Estaré encantado de daros la información que necesiteis y orientaros sobre las materias que os ilusionen.